Ir al contenido principal

Guía de los otros museos de Madrid





Son los que están enterrados en las profundidades de Madrid. Los viajeros del metro bien los conocen. Sin duda el ejemplar más grande de este museo subterráneo s el mastodonte de la estación de Carpetana que, aunque es una copia, sus restos se encontraron en las obras de construcción de esta estación. Seguro que a más de un niño y a más de un adulto le habrá impresionado darse de bruces contra este ejemplar de hace 14 millones de años al que no le faltan sus enormes colmillos.

En la estación de Chamartín se encuentra un tranvía que homenajea a todos los que circularon por las calles de Madrid hasta 1972. Este en concreto tiene el orgullo de haber participado en dos películas inolvidable: Doctor Zhivago y Las bicicletas son para el verano. Esta estación, por su grandes dimensiones cuenta con un mural electrónico que bien podría estar sacado de la película Matrix. Reproduce las cataratas de Iguazú con 21 metros de altura y 50 de anchura en curva. Sin duda todo un impacto para el visitante que accede por primera vez a esta estación. Su autores son dos personas ya muy conocidas por todos nosotros: Vicente Patón y Alberto Telllería, presidente y vocal del Área Técnica, respectivamente, de la asociación Madrid, Patrimonio y Ciudadanía.

El museo subterráneo recorre estaciones como Arganzuela-Planetario, con el enorme Planeta Arganzuela; los cuatro cuerpos humanos de casi 4 metros de altura en una lección de Anatomía situados en la estación Hospital Doce de Octubre; los restos de la Fuente de los Caños del Peral, en la estación de Ópera; el mural de Mingote en la de Goya; la estación “fantasma” de Chamberí que se conserva tal como se construyó allá por 1919.

El metro de Madrid es sin duda, un buen museo para que papis y mamis lleven e los peques de la casa y explicarles lo que alberga cada estación.


¡Feliz sábado!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?