Ir al contenido principal

¡Con todos ustedes la bicicleta bar! (especial para Javier)





Buenas y seminubladas tardes desde mi Madrid del alma :)

Y bien tarde que es ya, el cambio de hora me ha descolocado por completo y debe ser que tengo jet lag porque no me aclaro. ¡Qué cruz tener que cambiar la hora dos veces al año!

Según la Aemet tenemos 12,4º, 77% de humedad (fenomenal para mi nariz reseca) y vientecillo del Suroeste de 8 km/h. Y hoy el sol, si se deja ver, se pondrá ¡una hora más tarde! A las 20:35 horas. Con el cambio de hora, hemos ganado una hora más de luz por las tarde. Hoy tenemos luna nueva así que ni está, ni se la espera.

Empezamos, ya muy tarde, con una noticia refrescante, especial para Javier Centenera:

¡Con todos ustedes la bicicleta bar!

 Nada como la barra de una tasca para disfrutar de una buena cerveza... pedaleando. Sí, sí, pedaleando. Como lo leen.

Ha llegado a Madrid la Beer Bike. Se trata de un vehículo para 16 personas que, mientras pedalean y se sirven ellos mismos la cerveza del grifo hacen un recorrido turístico con salida y llegada en Atocha pasando por Neptuno, Cibeles, Colón, Serrano, plaza de la Independencia y Alfonso XII. Por 15€  y dos litros de cerveza por barba se puede hacer este recorrido pedaleando y disfrutando de una buena caña.

Como no siempre apetece pedalear todo el tiempo, un conductor ajeno al bar rodante, es el encargado de conducir la barra cervecera por las calles de Madrid, gracias a que incorpora un motor eléctrico. Si se acaba la batería, no hay problema. Los 16 cerveceros siguen pedaleando entre cerveza y cerveza.

Para quien no se haga idea de cómo es esta barra de bar rodante puede ver la foto que incluye el artículo. Es evidente que la beer bike está pensada solo para el verano, claro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII