Ir al contenido principal

Madrid puede perder en 2015 un 15% de sus establecimientos tradicionales


Buenas tardes domingueras desde mi Madrid del alma :)

En vista de lo tarde que se nos ha hecho hoy, empezamos sin más dilación con el resumen -breve- de prensa de hoy.

En 2015 vence la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, 20 años de moratoria para contratos de alquiler anteriores a 1985.

Esto supone que en 2015 vencerán los contratos de alquiler de renta antigua. Y puede ser la puntilla para las tiendas tradicionales, las que han pasado de generación en generación, aquellas cuyas fachadas suelen ser de madera o aquellas en que los rótulos dorados destacan sobre vidrio negro, las cuales no podrán pagar el altísimo alquiler actualizado.

 La Confederación de Comercio de Madrid calcula que alrededor de un 15% de los establecimiento tradicionales podrían echar el cierre. El gran número de locales vacíos puede influir en que algunos de ellos sigan abiertos. Habrá arrendadores que prefieran asegurarse el bajo alquiler a tener el local cerrado.

La asociación Madrid, Patrimonio y Ciudadanía, con miembros como Carlos Osorio -autor del libro Tiendas de Madrid- y en colaboración con Ángel Manuel Pérez, dueño de la Antigua Relojería de la calle de la Sal y Presidente de la Asociación de Establecimientos Centenarios y Tradicionales de Madrid han mantenido una reunión con concejales del PSOE y UPyD para buscar soluciones y evitar desaparezcan el menor número de comercios “de toda la vida” y sean sustituidos por cadenas de comida rápida o tiendas de recuerdos. Estas últimas están proliferando como setas en las calles del centro de Madrid.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII