viernes, 21 de marzo de 2014

Espíritu Santo.



Entre la Corredera Alta de San Pablo y la calle de San Bernardo. 

Durante el reinado de Felipe III había aquí unas casas habitadas por gente de mal vivir. 

Se cuenta que el tercer día de Pentecostés cayó un rayo que las incendió y destruyó. Como recuerdo de aquel suceso, que se tuvo como voluntad divina, se levantó una cruz de piedra con una paloma en medio, conocida por la Cruz del Espíritu Santo, por lo que la calle pasó a se conocida con este nombre. 

La misma leyenda se cuenta pero con la destrucción de la casa de un morisco por el rayo. La cruz desapareció en 1820, cuando el corregidor Marquina mandó quitar todas las cruces que había en las calles, salvo la de Puerta Cerrada.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario