Ir al contenido principal

Estrella un Ferrari y lo deja abandonado





Buenos y semisoleados días desde mi Madrid del alma :)

Aunque estamos en primavera, marzo es un mes de sorpresas, tenemos 11,3º y 56% de humedad. Y un viento del este de 13 km/h con rachas de hasta 34 km/h. Un sabio refrán castellano dice “de marzo no te fíes que es traidor, tan pronto frío como calor” y es que ya no sabe una si estamos en primavera o en invierno. Para la tarde de hoy está previsto que tengamos sol y nubes y una temperatura máxima de 13 grados. El sol nos dirá adiós esta tarde a las 19:31 horas y la luna, en su fase de cuarto decreciente tiene tan solo un27,78% de luminosidad. Este próximo fin de semana toca cambiar la hora del reloj y los días serán más largos y el sol desaparecerá una hora más tarde.

Vamos ya con las noticias de hoy:

Últimamente parece que se está poniendo de moda el conducir con unas copas de más y estrellarse en pleno centro de Madrid. Hace pocos meses fue un conductor que terminó dándose un chapuzón en la Cibeles, con coche incluido. Y ni corto ni perezoso lo dejó allí “aparcado” y se marchó en taxi a casa. Lógicamente, la policía le localizó y le puso doble multa: por conducir borracho y por aparcar en sitio indebido.

La semana pasada fue otro conductor que quiso aparcar en el andén del metro de Rubén Darío y, ni corto ni perezoso, se empotró contra la boca de metro y, ahí dejó el coche “aparcado” y dejando inutilizada esa salida durante unos días.

Y, el domingo pasado, un tercer conductor que debía de sobrepasar en mucho el nivel de alcohol en sangre, va y se empotra contra un contenedor en la calle de Velázquez. El hombre, como si nada, salió del coche y se marchó, haciendo eses, es de suponer. Lo llamativo de este último es que el coche era de los de altísima gama, un Ferrari 458 Italia, valorado en 240.000 euritos nada más. Y el conductor, como si de un utilitario se tratara, lo deja mal aparcado, o sea, empotrado en un contenedor y, para colmo, el vehículo quedó siniestro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?