Ir al contenido principal

Echegaray.



Entre la carrera de San Jerónimo y la calle de Huertas. 

Esta es la antigua calle del Lobo, así denominada porque en una de las pocas casas que había por esta zona, vivía un cazador el cual tenía a la puerta una piel de lobo rellenada de paja. 

Un día un niño vació la piel y enfurecido su dueño le dio al crío tal cuchillada que le dejó por muerto. La madre le recogió y le llevó ante una imagen de una virgen que un escultor tenía en depósito en su estudio y milagrosamente el chiquillo se salvó. La imagen la habían tenido unos gitanos que vivían en la antigua calle de los Gitanos (hoy Arlabán) y fue adquirida por una dama que la llevó al escultor. 

Tras el milagro comenzó a ser conocida a partir de entonces como Nuestra Señora de las Maravillas y fue trasladada hasta el convento de las Maravillas que estuvo situado en la calle de la Palma (hoy iglesia de San Justo y San Pastor en la plaza del Dos de Mayo), a la que acompañó volando sobre la misma una paloma.

 Desde 1888 se denomina Echegaray, en recuerdo del político, ingeniero y escritor José Echegaray y Eizaguirre (1833-1916), autor de El gran galeoto y Premio Nobel de Literatura en 1904.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII