viernes, 7 de marzo de 2014

Echegaray.



Entre la carrera de San Jerónimo y la calle de Huertas. 

Esta es la antigua calle del Lobo, así denominada porque en una de las pocas casas que había por esta zona, vivía un cazador el cual tenía a la puerta una piel de lobo rellenada de paja. 

Un día un niño vació la piel y enfurecido su dueño le dio al crío tal cuchillada que le dejó por muerto. La madre le recogió y le llevó ante una imagen de una virgen que un escultor tenía en depósito en su estudio y milagrosamente el chiquillo se salvó. La imagen la habían tenido unos gitanos que vivían en la antigua calle de los Gitanos (hoy Arlabán) y fue adquirida por una dama que la llevó al escultor. 

Tras el milagro comenzó a ser conocida a partir de entonces como Nuestra Señora de las Maravillas y fue trasladada hasta el convento de las Maravillas que estuvo situado en la calle de la Palma (hoy iglesia de San Justo y San Pastor en la plaza del Dos de Mayo), a la que acompañó volando sobre la misma una paloma.

 Desde 1888 se denomina Echegaray, en recuerdo del político, ingeniero y escritor José Echegaray y Eizaguirre (1833-1916), autor de El gran galeoto y Premio Nobel de Literatura en 1904.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario