Ir al contenido principal

Exposición del arquitecto de La Pagoda





¿Quién no recuerda La Pagoda? Lamentablemente el edificio, uno de los más originales y emblemáticos de Madrid, fue derribado en 1999 ante el estupor de madrileños y arquitectos tan destacados como Fernando Chueca, decano por aquel entonces del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid o Juan Navarro Baldwer, quien comparó la demolición como “quemar un Miró”.

La excusa tonta que se inventó el Ayuntamiento (de Álvarez del Manzano, quien tampoco impidió el derribo de la Casa de Iván de Vargas) fue que no cumplía la normativa en materia de incendios. Fisac, sin embargo, aludió a un ataque personal del Opus Dei, del que había sido miembro numerario.

El Museo ICO ha organizado una exposición dedicada a Miguel Fisac y Alejandro de la Sota, dos de los arquitectos más importantes que nos han dejado obras tan emblemáticas como la citada Pagoda o el Edificio IBM del paseo de la Castellana (Fisac) o el Gimnasio Maravillas (De la Sota). Más de 500 documentos entre «dibujos, maquetas, fotografías, muebles y objetos componen esta exposición».

Aunque el artículo no lo dice, el Museo ICO se halla en la calle Zorrilla número 3. (¡Qué cómodo es poner las noticias de las agencias y no decir la ubicación, estos periodistas...! Con lo fácil que es buscarlo en san Google y facilitar la información. Como si todos supiéramos dónde está este museo).


Quien quiera saber más del derribo de este emblemático edificio puede hacerlo en un artículo de El País del 21 de julio de 1999, cuando se estaba llevando a cabo su demolición

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII