Ir al contenido principal

Con todos ustedes, los platos de cuchara





No todos los platos de cuchara son iguales, no. Tan importante o más que la buena calidad de las alubias son el resto de los ingredientes, o el compango, como se denomina en Asturias, y es que en el restaurante-marisquería La Perlora (calle Magdalena, 40) es de matanza propia «tocino veteado, morcilla asturiana y de tipo Cangas, que es “de herradura, dulce”, lacón desalado, y chorizo asturiano “mezcla de vaca y de cerdo”», tal como lo cuenta el chef en El Mundo. ¿Y las fabes? ¡de Grado, en el centro de Asturias, como tienen que ser!

¿Y el mejor cocido de España es...?

Pues aunque todos diríamos que es el de Lhardy o el de La Bola o el de Malacatín, entre otros, según la Asociación de Amigos del Cocido es el de La Cruz Blanca, de Vallecas, en la calle Carlos Martín Álvarez, 58. «La sopa es un escándalo, un auténtico lujo», así lo explica el chef. Los garbanzos son de Castilla la Vieja, olé que sí, así se decía cuando éramos pequeños en el cole.

¿Y los secretos para su buen cocido? «aparte de la “excelente” materia prima, hay dos factores clave a la hora de preparar el cocido: “el agua de Madrid y el gas ciudad”: “Es muy importante no cortarle la cocción a los garbanzos nunca”».

¡Sí, señor, así da gusto, dos “ingrediente madrileños infalibles” el agua y el gas ciudad!

Con chefs así, hay que ir a probar la auténtica fabada asturiana y el auténtico cocido madrileño.

Sugiero la lectura completa de la noticia porque este cocinero explica cómo hay que servir el cocido, en dos vuelcos y no en tres. Y el cocido completo sale a 19€ por ración, incluida la “sopa de escándalo”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?