Ir al contenido principal

EL OSO Y EL MADROÑO


El escudo de Madrid, compuesto de un oso y un madroño, no pone de acuerdo a los entendidos en el tema sobre el origen de ambos elementos. 

Hablaré primero del oso para seguir el orden puesto que siempre se dice el oso y el madroño y no a la inversa. 

Según López de Hoyos, en el escudo madrileño aparece un oso porque en tiempos remotos Madrid tenía muchos osos que moraban sus tierras. Sin embargo, Jerónimo de Quintana rechaza esta teoría, indicando que cuando los romanos llegaron a Madrid, probablemente tenían como insignia de alguna hazaña valerosa un oso, al igual que cuando llegaron a León, portaban este animal como emblema. De esta forma, Madrid adoptó el oso para su escudo o blasón. Por cierto, según el historiador José Alba Abad, el plantígrado no es un oso, sino una osa. ¡Ahí queda eso!

En cuanto al madroño, para no variar, hay también varias teorías. La primera explica que siendo Madrid tierra de abundantes madroños, se decidió que dicho árbol apareciera en el escudo, decisión posterior a la de la figura del oso. Quintana rechaza también esta teoría, alegando que si así fuera, en su época (siglo XVII) habrían sido muy numerosos los madroños, todo lo contrario a la realidad. La segunda teoría más bien parece una leyenda. Se refiere al oso, que al parecer, cuando tiene los ojos malos, lo mismo se acerca a las colmenas para que las picaduras de las abejas le calmen los dolores, que se sube a los madroños con el fin de que los granillos que la fruta tiene en el exterior le raspen el paladar calmándole de igual forma los dolores. Una tercera teoría explica que allá por el año 1200, existía un pleito entre la Villa y el cabildo de la clerecía de Madrid sobre la propiedad de ciertos términos de la provincia, pretendiendo ambos la propiedad de ellos. Llegaron al mutuo acuerdo de que a la Villa pertenecerían todos los pies de árboles que había y al cabildo todos los pastos de dichos términos. Así, en el escudo del cabildo figuraba un oso paciendo y en el de Madrid un oso abrazando un madroño y en actitud de comer las hojas, porque según se creía entonces, las hojas de este árbol eran un remedio muy bueno contra la peste.

Y completan el escudo siete estrellas que simbolizan la Osa Mayor, constelación conocida por el "carro" y rematado por una corona, que se puso en 1544, llamándose desde entonces la Coronada Villa de Madrid.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/