Ir al contenido principal

Viajar con perros en los coches





El ABC de hoy incluye un artículo dedicado a los dueños de perros que quieran viajar con ellos en el coche y lo que dice es muy cierto, apenas hay en el mercado cosas que garanticen su seguridad y la del conductor. Y llevar al perro suelto se multa con 100€, cosa que poca gente sabe.




Lo normal es llevar a los perros sueltos en el maletero. Los conductores más precavidos tienen barreras separadoras en los coches más grandes que evitan que el perro distraiga al conductor poniéndose de patas en el asiento y lamiéndoles la cara y la oreja.

Pocos saben que hay unos extensibles del cinturón de seguridad que se acopla a estey se engancha al arnés del perro. Mis perros lo tienen, aunque ahora me sobra uno porque mi Chispi se murió el día del Pilar. Cada vez que vamos en coche y llevamos a Trufi, le ponemos su cinturón de seguridad, así, ni ella se cae en caso de frenazo brusco, ni distrae con sus cariñosos e inevitables lametazos.

Comentarios

  1. Desde desguaces la torre te agradecemos esta información, nos ha parecido muy útil e interesante

    ResponderEliminar
  2. De nada. Poca gente sabe que le pueden multar por llevar los perros sueltos en el coche. Ni siquiera se puede llevar uno pequeño en brazos porque en cualquier momento puede saltar hacia el conductor buscando mimos y distraerle.

    En cuanto me enteré de esto les compré a los míos sus cinturones y así iban detrás bien sujetos y además, eso les impide caer al suelo en caso de frenazo brusco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII