domingo, 28 de julio de 2013

¿Por qué hay una lápida de prohibición en el convento de la Encarnación?




Bajo una ventana del convento de la Encarnación hay una lápida que dice textualmente «Prohibido hacer AGUAS bajo multa correspondiente». 

Data de 1857, cuando don Isidro Osorio y Silva, duque de Sesto, asumió la alcaldía de Madrid y se propuso cambiar los viejos hábitos de los madrileños para mantener las calles limpias. 

Para ello publicó un bando en el que se señalaba que cualquiera que hiciera “aguas” sería multado con 25 pesetas, cantidad tan desorbitada que dio lugar al pasquín que circuló por Madrid que decía  

«¡Cinco duros por mear
Caramba qué caro es esto
¿Cuánto querrá por cagar
el señor duque de Sesto».


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada