Ir al contenido principal

¿Por qué hay unas columnas a la entrada del parque de San Isidro?




Entrando por el paseo de la Ermita del Santo, hay dos pares de columnas a modo de pórtico en el parque de San Isidro. Son parte del derribado palacio del marqués de Larios, situado donde hoy está el Hotel Villa Magna, en el paseo de la Castellana. Se colocaron en 1970 con la inauguración del parque.

El palacio del marqués de Larios fue anteriormente del duque de Anglada y era uno de los palacios más bellos del paseo de la Castellana. Fue construido por Emilio Rodríguez Ayuso en la década de 1870 para un banquero apellidado Aguado, del que se dice que se arruinó con la construcción de esta obra. Posteriormente fue adquirido por el citado duque de Anglada.
El palacio se hallaba en el centro de un magnífico y frondoso parque de coníferas formado por jardines geométricos. Contaba con caballerizas, pabellones, casa para el jardinero, entre otras cosas. El edificio, construido en piedra y ladrillo, constaba de dos plantas y un ático y lo más notable era su patio interior, construido por Contreras y que reproducía, a tamaño real, el Patio de los Leones, de la Alhambra de Granada.

El palacio de Anglada, como se le conocía, se derribó en 196 y fue el primero de la larga lista de los que fueron derribados en el paseo de la Castellana, siendo sustituidos por altos edificios de cristal y acero destinados a oficinas. Los árboles que hay frente al citado Hotel villa Magna pertenecen al antiguo jardín del palacio del cual, tan sólo se salvaron el par de columnas situadas en el parque de San Isidro.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII