Ir al contenido principal

¿Por qué hay un molino en el parque del Retiro?




En 1637 se construyó la ermita de San Antonio de los Portugueses, luego de los Alemanes, en el Real Sitio del Buen Retiro. Estuvo situada donde hoy se alza la escultura del Ángel Caído. En 1760 Carlos III la transformó en la Fábrica de porcelana del Buen Retiro y para ello trajo de Italia a 220 personas entre hombres, mujeres y niños para que la fábrica se convirtiera en la continuación de la de Capodimonte. A la plantilla inicial se le unieron españoles de la Academia de Bellas Artes.
La fábrica era conocida por los madrileños como “la China” porque para los españoles, la porcelana siempre era de ese país. Durante la Guerra de la Independencia fue usada como polvorín y destruida en 1812.

Cerca de la antigua fábrica se hallaba el denominado Huerto del Francés, utilizado durante muchos años como almacén municipal para los monumentos y adornos desmontados. Aprovechando los hallazgos encontrados en dicho huerto en el año 2000, el arquitecto Jaime Lorenzo Sáiz-Calleja construyó un molino similar al que debió existir para alimentar de agua y se excavó el estanque de ladrillo macizo. Además, varios restos de la antigua Fábrica de porcelana del Buen Retiro han quedado a la vista.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII