Ir al contenido principal

¿Por qué en la plaza de Ramales hay una placa azul con el nombre Calle de Ramales?




En 1809 José I mandó derribar todos los edificios que quedaban delante del Palacio Real con el fin de crear una gran avenida que uniera la Puerta del Sol con el palacio y tener así una gran vista. Las obras se llevaron a cabo en los años siguientes y supusieron el derribo de once manzanas y tres parcialmente. Entre los edificios demolidos se hallaba la iglesia de San Juan. 

La marcha del rey francés en 1813 dejó un inmenso solar que exigía una pronto solución. Sin embargo, las obras se paralizaron varias veces y se extendieron hasta 1850 en que fue inaugurada la nueva plaza de Oriente con sus calles adyacentes.

Una nueva plaza de formó en el solar de la derribada iglesia de San Juan y que no tuvo denominación específica. El lateral oriental de la plaza recibió el nombre de calle de Ramales en recuerdo del pueblo de Santander que se hizo famoso por las batallas que sostuvieron en 1839 las tropas del general Serrano y del príncipe Carlos, durante la primera guerra carlista. 

El nombre desapareció a finales del siglo XIXI y la plaza, que durante casi cincuenta años no había tenido denominación alguna, tomó este de Ramales subsistiendo la plaza que recuerda que primeramente fue calle.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII