Ir al contenido principal

¿Por qué hay unos restos de estatuas en el parque de Isabel Clara Eugenia?




El parque de Isabel Clara Eugenia se halla en el distrito de Hortaleza. Su origen se remonta a la quinta del duque de Frías o palacio de Buenavista, como también se la conocía. Era la finca de verano de los citados duques. El palacio contaba con tres plantas, y la quita tenía mirador, jardines, parque con arboleda, noria y dos cuadras para los caballos. En 1854 fue adquirida por la sociedad francesa Nayda Clavier. 

En la parte sur del parque hay una serie de elementos arquitectónicos sueltos que proceden de la instalación en los años 40 del siglo XX del antiguo Hogar Isabel Clara Eugenia, hoy centro de acogida de menores. Concretamente proceden del llamado patio-foro de estilo neoclásico.

En 1988, tras su rehabilitación, gran parte del antiguo jardín de los duques de Frías se abrieron al público como parque. Los actos de vandalismo por falta de vigilancia destrozaron las esculturas y parte de las columnas que adornaban el foro. En 2007 el parque pasó a depender del Ayuntamiento que llevó a cabo obras de rehabilitación y colocó, esparcidos, los restos en un lado del jardín como elementos de ornamentación.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII