Ir al contenido principal

¿Por qué hay un jardín neoclásico en la plaza de la Paja?




En la plaza de la Paja esquina a la costanilla de San Andrés hay un pequeño jardín sostenido por un muro de contención que lo rodea en la citada costanilla y en la calle de Segovia. Su acceso se hace por la plaza de la Paja, a través de una cancela de hierro. Es un remanso de paz y de silencio. Se trata de un jardín de estilo neoclásico que perteneció al palacio de Anglona.

Para su origen hay que remontarse al año 1530 cuando Francisco de Vargas, consejero de los Reyes Católicos y de Carlos I, mandó construir una casa en terrenos de su propiedad, en la plaza de la Paja. Su hijo, Diego de Vargas y Carvajal, mandó reedificarla en 1599 y se la vendió en 1606 a don Álvaro de Benavides y Cueva casado con doña María de Benavides y Sandoval, marquesa de Javalquinto.
El palacio pasó sucesivamente de los marqueses de Javalquinto y condes de Benavente al príncipe de 

Anglona y a los marqueses de la Romana. Estos, en el siglo XVIII, construyeron y cerraron un pequeño jardín lateral. Para ello se apropiaron de suelo público cortando la comunicación entre la plaza de la Paja y la calle de Segovia.

El edificio, muy deteriorado, fue restaurado y transformado en viviendas de lujo en 1987. Los bajos se destinaron a locales comerciales. El jardín estuvo muchos años abandonado a pesar de que los nuevos inquilinos aseguraban que era suyo.

El jardín de Anglona es pequeño, tan sólo 500 m2, está dividido en cuatro cuadrantes con una pequeña fuente de granito en el centro. Los paseos son de ladrillo dispuestos a sardinel. En la esquina con la plaza de la Paja hay un pequeño cenador y en la otra esquina, con la calle de Segovia, una pérgola, ambos adornados con rosales.

Es el único ejemplo en Madrid de los jardines que acompañaban a los palacios de los siglos XVIII y XIX. El diseño corrió a cargo del francés Nicolás Chalmandrier quien mezcló el estilo neoclásico con esencias hispano árabes que recuerdan a un patio andaluz y a la vez un jardín cortesano. En 1920 fue restaurado por el paisajista Javier de Winthuysen

En 2002 el Ayuntamiento reconstruyó el jardín  y lo abrió al público. Un diminuto espacio verde que pasa desapercibido a la mayor parte de los madrileños salvo a los que viven en la zona.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA CAPILLA DE LA MONCLOA

Hace casi tres años que empecé, de manera casual, la investigación sobre Parisiana, un club-casino muy de moda desde que se inauguró en 1907, en terrenos de la Moncloa y que, en 1924 fue cedido al Instituto del Cáncer. Todo se remonta a raíz de leer varios tuits -en el verano de 2014- de unas personas del AECID (antiguo Instituto de Cultura Hispánica), a las que no conocía personalmente, y que comentaban el devenir de Parisiana. A los pocos días me reuní con ellas en la biblioteca de la propia sede, acompañada de un montón de fotografías y planos antiguos que había imprimido y repartí para poder hablar del tema. ¡Gracias, Estíbaliz y Charo -entre otras personas- por meterme el gusanillo por Parisiana!
Ellas, en sus artículos “La Parisiana”  https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/05/12/la-parisiana/  y“Buscando Parisiana encontramos a Mayrit” https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/08/17/buscando-parisiana-encontramos-a-mayrit/ fueron el inicio de la investigación y de mis desv…

LAS SIETE CALLES COMERCIALES MÁS TRANSITADAS DE MADRID

De las diez calles comerciales más transitadas de Madrid, siete están en Madrid y las otras tresen Barcelona. 

¿Cuál de las siete es la número 1 de Madrid? La solución está en el ABC de hoy

http://www.abc.es/local-madrid/20130423/abci-arenal-tramo-comercial-transitado-201304222054.html

Besos y abrazos y ¡feliz Día del Libro!

Las misteriosas estatuas del paseo del Prado

El artículo es un poco largo y sin apenas fotos, pero merece la pena