Ir al contenido principal

¿Por qué el edificio del Museo de Ciencias Naturales se le conocía como Palacio de la Industria y de las Artes?




En 1881, con motivo de la Exposición Nacional de la Industria y de las Artes, se convocó un concurso nacional para la construcción de un gran edificio de exposiciones. El concurso fue ganado por Fernando de la Torriente quien, en 1886 falleció, encargándose Emilio Boix, su colaborador, de la finalización de las obras un año más tarde. Posteriormente el edificio fue destinado a Museo de Ciencias Naturales y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales.

Los orígenes del Museo de Ciencias Naturales se remontan a 1752, cuando Fernando VI creó el Real Gabinete de Historia Natural. En 1771, Carlos III quiso que el citado Gabinete se estableciera en el edificio del actual Museo del Prado, pero cuando las obras de éste finalizaron se desechó la idea quedando los fondos almacenados hasta que fueron instalados en el edificio actual. 

Cuenta con más de seis millones de piezas, siendo una de las colecciones más amplias y valiosas del mundo: 27.000 mamíferos, 30.000 aves, 40.000 anfibios y reptiles, 200.000 peces, más de 320.000 fósiles vertebrados, 1.500.000 invertebrados y 4.000.000 de insectos. Entre sus piezas destacan el cráneo, colmillos y patas anteriores de un ejemplar de Elephas Antiqus hallado en Villaverde, conocido popularmente como “el mamut”.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII