martes, 30 de julio de 2013

¿Por qué las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y la Paloma son las más castizas de Madrid?




Aunque San Isidro es el patrón de Madrid y se celebra con una semana de fiestas, las más castizas son las de San Cayetano, San Lorenzo y la Paloma, que se celebran los días 7, 10 y 15 de agosto, todas seguidas como si de una sola celebración se tratara. Son nueve días de fiestas en las que el barrio de la Paloma (calles de la Paloma, Calatrava, Águila, etc.) se engalanan con guirnaldas, farolillos y demás adornos y los bares sacan puestos de bebida a la calle donde se vende la tradicional “limoná” (limonada) junto con las cañas de cerveza y refrescos. El día 7 es tradición ir a la iglesia de 

San Cayetano (calle de Embajadores) para besar el pie izquierdo de la imagen del santo, lo que obliga a repintarlo periódicamente. Por la tarde, tras una misa, se celebra la procesión de San Cayetano por distintas calles del barrio, y según cuenta la tradición, quien besa el pie, asiste a misa y roba una flor de la carroza de la procesión tendrá pan y trabajo durante todo el año. La carroza de San Cayetano inicia la procesión adornada con multitud de flores y finaliza sin ninguna.

San Lorenzo se celebra el día 10 con varias misas por la mañana y una procesión por la tarde. Al igual que con la carroza de San Cayetano, la de San Lorenzo llega, adornada con centenares de flores y termina su recorrido sin ninguna flor.

Y por último, la fiesta más querida del barrio es la de la Virgen de la Paloma, el 15 de agosto, que comienza con el descendimiento del cuadro de la Virgen a cargo de los bomberos en la iglesia de la Paloma (calle de igual nombre) y en la procesión vuelve a pasar lo mismo: como manda la tradición, los fieles roban todas las flores de la carroza.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario