Ir al contenido principal

¿Por qué la iglesia del Buen Suceso recibe este nombre?




La iglesia del Buen Suceso situada en la calle de la Princesa número 43, tiene su origen en un hospital del mismo nombre situado en la Puerta del Sol. Inicialmente, el hospital era itinerante, allí donde los reyes residieran, iba el hospital para atender a los soldados y el personal de la corte enfermos. Fueron los Reyes Católicos los primeros en levantar unas enormes tiendas de campaña de atención para a los heridos en la guerra de Granada.

En 1529, Carlos I solicitó al Papa Clemente VII la creación de un hospital para cuidar y asistir a los miembros de la corte y los soldados cuando caían enfermos o heridos. Se construyó en la Puerta del Sol, entre la calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo.

El Hospital de la Corte contaba con una iglesia dedicada a la Virgen del Buen Suceso, denominación que recibió del Papa cuando unos hermanos Obregones encontraron una imagen en una cueva buscando refugio en medio de una tormenta, cerca de Castellón. La llevaron a Roma y el Papa Paulo V la bautizó por el “buen suceso” ocurrido al ser hallada.

La iglesia-hospital del Buen Suceso se derribó en 1854 con las obras de reforma de la Puerta del Sol, que le dio su configuración actual de media elipse. Y se trasladó a la calle de la Princesa siendo inaugurada en 1868. Fue construida por Agustín Ortiz de Villajos y, lamentablemente, fue declarada en ruinas y derribada en 1975 levantándose otra iglesia en su lugar de dudoso gusto gris metalizado junto con un edificio de viviendas y oficinas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII