martes, 12 de febrero de 2013

MAS SOBRE EL MANZANARES


¿Se acuerdan del tan burlado río Manzanares? Pues hay quien ha intentado recorrerlo en barca. 

Un intrépido y utópico deportista del siglo XIX dijo que estaba dispuesto a recorrer el Manzanares desde el Pardo hasta Vaciamadrid. El numeroso público ‑¡incrédulo!- se congregó a ambos lados del río esperando ver pasar al decidido navegante que había retado al Manzanares. Mas ¡ay!, pocos fueron los que pudieron verle, porque al poco de salir del Pardo, tuvo que desistir por falta de agua. Una vez más, el río se había mostrado tal cual era: pobre en aguas.

A principios del siglo XX, un concejal tuvo la feliz ocurrencia de hacer una estadística de ahogados en el río, arrojando la cifra de veintinueve en tan sólo tres años, «más que en el Sena», comentó. Pero tuvo que aclarar a los demás concejales en el pleno municipal, que habían muerto ahogados, pero no por culpa del agua -que no era suficiente- sino por arrojarse y golpearse la cabeza contra el fondo del río. 

A pesar de todo, nuestro aprendiz de río, con sus sesenta kilómetros de longitud, puede sentirse orgulloso de constituir un auténtico yacimiento paleolítico con innumerables restos hallados en sus orillas y de haber sido retratado por el maestro Francisco de Goya.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario