lunes, 4 de febrero de 2013

EL ARQUITECTO QUE MURIÓ DE PENA

Filippo Juvara, arquitecto real, proyectó la construcción de un nuevo palacio tras el incendio del antiguo Alcázar. 

Aunque murió de una pulmonía al poco de llegar a Madrid, se decía que en realidad fue de pena porque proyectó un palacio tan grande, que decidió cambiar el tradicional emplazamiento frente a las Vistillas y ubicarlo en la Montaña del Príncipe Pío. 

Sin embargo, a Felipe V no le gustó este traslado y ordenó que se construyera en el mismo lugar que ocupara el incendiado Alcázar, mandando reducir notablemente las dimensiones originales


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.

Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario