domingo, 10 de febrero de 2013

AFORO DE LA PLAZA MAYOR


Al igual que la "regalía de aposento" obligaba a los habitantes de la villa a alojar en sus casas a los miembros de la Corte, la llamada "servidumbre de espectáculo" imponía a los vecinos de la Plaza Mayor a ceder sus balcones a la Mayordomía Real y al Consejo de la Villa los días que se celebraban corridas de toros, autos de fe o cualquier espectáculo político. 

Los balcones se repartían por precios: una localidad del primer piso valía 12 ducados, 8 el segundo, 6 el tercero y el cuarto y último piso se destinaba a los menos pudientes. 

De esta forma, la Plaza Mayor tenía un "aforo" de hasta 50.000 personas en grandes ocasiones.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada