lunes, 25 de febrero de 2013

LA EFÍMERA COLUMNATA


Fernando VII tuvo la desastrosa ocurrencia de mandar construir, en el solar dejado por José I y que más tarde sería la plaza de Oriente, nada menos que una columnata, al estilo de la plaza del Vaticano, pero con tan malas proporciones, que ni a él mismo le gustó, por lo que tuvo que ordenar que no continuaran las obras. 

Se dice que para que Isidro Velázquez, su arquitecto, no se llevara un disgusto, la parte construida no se derribó inmediatamente. Pero al final hubo que hacerlo para poder construir la plaza de Oriente. * (Ver plaza de Oriente).

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario