Ir al contenido principal

BREVE HISTORIA DEL ALUMBRADO PUBLICO


Y se hizo la luz con Felipe II. 

Hasta el reinado de dicho rey, los habitantes de la Villa y Corte procuraban no salir de sus casas durante la noche más que lo estrictamente necesario. El motivo no era otro que la oscuridad total y absoluta que reinaba en la ciudad al caer el sol. 

Fue precisamente Felipe II quien obligó a los moradores de la capital de España a encender, limpiar y conservar las farolas de aceite en las fachadas. 

Estos son los comienzos del alumbrado público. Pero esta norma no se cumplía siempre. Con los reyes menos preocupados por la ciudad, la norma era olvidada, permaneciendo las calles oscuras, y por consiguiente, peligrosas. 

Carlos III mantuvo la costumbre de iluminar las calles a rajatabla, en cambio, su hijo Carlos IV, fue menos estricto.

Por fin, en 1832 llegó el alumbrado de gas utilizándose por primera vez para conmemorar el nacimiento de la infanta María Luisa Fernanda, hermana mayor de Isabel II. 

Para este acontecimiento se iluminó la Puerta del Sol, así como todas las calles que a dicha plaza confluyen, aunque luego quedó reducido el alumbrado al exterior del Palacio Real. 

Tres años después, el marqués viudo de Pontejos, corregidor de la Villa, ordenó sustituir las 4.770 farolas de candil por 2.410 nuevas de gas, contratando para ello 187 faroleros que tenían a su cargo entre 40 y 44 farolas. 

Dos datos curiosos: 

las farolas permanecían encendidas tan sólo hasta las tres de la madrugada y se encendían todas las noches salvo las que hubiera claridad por la luna, que se calculaban unas sesenta y siete al año. 

Muy ahorradores.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.

Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII