Ir al contenido principal

SAN ANTONIO EL GUINDERO


San Antonio, además de ser conocido como el santo casamentero, también se le conoce, aunque menos, como “el guindero”. 

La historia viene de antiguo. 

Se cuenta que subía un hombre por la empinada cuesta de la Vega a lomos de un burro, todo cargado de guindas, cuando el animal, sin motivo aparente, se asustó dejándolas caer por el suelo. 

El pobre hombre, viendo que la mercancía que llevaba a vender al mercado estaba esparcida por el suelo, quedó desolado y arrodillándose imploró a San Antonio le ayudase. En esto, levantando la vista vio frente a él un fraile que sonriéndole le animaba a que recogieran entre los dos las guindas.

- No te preocupes, buen hombre, enseguida las tendrás de nuevo en las cestas.

Cuando terminaron comprobó con asombro que las frutas estaban mucho más relucientes que antes de caerse al suelo y en agradecimiento, quiso enviarle una cesta de guindas. 

El fraile le indicó que le encontraría en la iglesia de San Nicolás. Por la tarde, el hombre fue a la citada iglesia con la prometida cesta de guindas, se arrodilló a rezar en un altar lateral y, al levantar la vista hacia el cuadro de San Antonio que tenía enfrente, vio al fraile que esa mañana le había ayudado a recoger sus guindas. 

El milagro corrió de boca en boca...

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII