Ir al contenido principal

ALOJERIAS, BOTILLERIAS Y CAFES


Hoy en día tenemos bares, cafeterías, pubs, cafés y demás establecimientos donde acudir para saciar la sed, entre otras muchas cosas. 

Pero estos locales son modernos, antiguamente no existían y a los únicos sitios donde se podía ir en caso de sed eran las llamadas alojerías, locales donde se servía una sola bebida, el alojo. 

Esta consistía en mezclar agua con miel y especias, servidas en tazones de cristal con asas. 

Estos establecimientos se reconocían por tener a la puerta una bandera blanca con una franja roja cruzada, distintivo que procedía de las tiendas de los campamentos cristianos, donde se repartía esta bebida a los soldados con fines curativos.

En el siglo XVIII, y conviviendo simultáneamente con las alojerías, surgieron las botillerías, cuya fama la alcanzaron en el siglo XIX. Las botillerías eran lugares donde se podía consumir helados y algunas conservas. 

Como no servían café comenzaron a decaer a partir de 1808 siendo sustituidos por los cafés, que ya habían hecho su aparición a finales del siglo XVIII. 

Las alojerías desaparecieron entre 1835 y 1838 y las botillerías entre 1846 y 1848. 

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII