sábado, 24 de noviembre de 2012

UNA TRADICION YA PERDIDA Y OTRA RESCATADA


El "rey de los cochinos" era una costumbre madrileña de coronar a un cerdo en una carrera. 

Se celebraba en el cerrillo de San Blas (donde hoy está el Observatorio Astronómico) cada 17 de enero, festividad de San Antón. 

El cerdo ganador era llevado en solemne procesión hasta la ermita de San Antonio de los Alemanes, que entonces estaba en el Retiro, en la glorieta del Ángel Caído. 

Aquí, junto con todo tipo de animales y bestias, recibía la bendición de los frailes. Todo terminaba en una auténtica fiesta de comida y bebida. 

Cuando la ermita fue derribada, la costumbre de coronar a un cerdo se perdió y la otra, la de bendecir los animales se mantuvo en la iglesia de San Antón, situada en la calle Hortaleza. 

Esta fiesta de la bendición de animales  medio pagana, medio cristiana, duró hasta 1740 en que fue prohibida siendo rescatada recientemente. 

Para ello, se corta la calle Hortaleza al tráfico, y así, todos los que quieran, pueden llevar sus animales a ser bendecidos. Perros, gatos, canarios, tortugas, peces y algún que otro cordero, loro o cacatúa, todos sin excepción, pueden ir, pues ya dice el dicho popular: «En San Antón, la gallina pon».

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario