Ir al contenido principal

ESTABLECIMIENTOS TRADICIONALES MADRILEÑOS


Todavía quedan en Madrid tiendas cuyas fachadas y escaparates llaman la atención por su belleza y antigüedad, muchas de las cuales han sido perfectamente descritas por el Benito Pérez Galdós en sus novelas. 

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid concedía el título de "Establecimiento Tradicional Madrileño" a aquellas tiendas cuya fundación «sea anterior a 1900, mantenimiento del ambiente en que fueron creados, transmisión familiar del negocio en un mínimo de de tres generaciones, fidelidad a la fabricación o venta de un mismo producto, o la conservación de los valores estilísticos ornamentales». 

Los expertos opinaban que podría  haber unos dos mil establecimientos que cumplieran estas condiciones, aunque había unos cuatrocientos de principios del siglo XX que se habían mantenido intactos desde su inauguración.

Lamentablemente, cuando esta nueva edición sale a la calle, han sido ya unos cuantos establecimientos los que han desaparecido en los últimos años como la tienda de semillas Robustiano Díez Espeso, en la calle Hortaleza, la Tonelería Muñoz, en la Cava baja, la Tahona Santiago, en la calle de igual nombre o la Cerería San Sebastián, igualmente en la calle del mismo nombre.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII