Ir al contenido principal

CUERPOS INCORRUPTOS


Pero el cuerpo de San Isidro no es el único incorrupto, al menos en 1629, año en que Jerónimo de Quintana escribió sus Grandezas de Madrid, ya apuntaba que en Madrid se conservaban incorruptos entre cuerpos y cabezas un total de 170 (122 cabezas y 48 cuerpos). 

¡Casi nada! 

El reparto se hacía de la siguiente manera: 

Veinticinco cuerpos de santos canonizados (además de San Isidro y San Francisco de Borja, entre otros; uno  y medio de los Santos Niños Inocentes); diecisiete cuerpos incorruptos que no estaban beatificados entonces (sor María de Santa Ana, la emperatriz doña María de Austria, hija de Carlos V, doña Berenguela, hija de Alfonso X el Sabio, la Madre Mariana de Jesús, etc..); seis más en proceso de beatificación entonces (fray Juan Hurtado, el hermano Francisco de Alcalá); noventa y nueve cabezas de once mil vírgenes (de las que cincuenta se hallaban en el convento de las Descalzas, tres en el de la Concepción, catorce en el de Santo Domingo,... 

Así, hasta completar las noventa y nueve que decía Quintana); y veintitrés cabezas más de santos (San Melquiades, San Fermín, Santa Inés, etc..). 

Que se sepa, no existe un censo actualizado.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII