Ir al contenido principal

Vivo mejor debajo del puente que en mi país




Es lo que cuentan los rumanos asentados en la capital. Prefieren pasar la noche debajo de un puente, abrigados al máximo que vivir en Rumanía. Según el Samur Social, cada noche, quince asentamientos rumanos de etnia gitana despliegan sus colchones, mantas y demás enseres bajo los puentes de la ciudad: Ventas, Plaza de España, Puente de Vallecas, Nuevos Ministerios, Corazón de María... Han escogido estos puntos por su cercanía a los semáforos, donde tienen su “puesto fijo de trabajo”. Otros viven en campamentos en las Vistillas, en el Templo de Debod o en el parque de Vallehermoso.

Samur Social, que este año ha incorporado dos mediadores rumanos para ayudar a mejorar la situación de esta comunidad, señala que estas personas no se dejan ayudar, prefieren seguir marginados y dedicarse a la mendicidad y la chatarra.

El Ayuntamiento ha destinado un millón de euros en el programa “Campamentos” para insertar socialmente a estos marginados pero solo ha conseguido convencer a una familia y a una pareja joven de Usera.

La noticia incluye la carta de un lector que cuenta la «vergüenza y el asco» que le produjeron la visión de los indigentes durmiendo y orinando sin escrúpulos en los soportales la Plaza Mayor por la tarde noche al mostrarles la emblemáticaplaza a unos amigos canadienses.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII