domingo, 21 de diciembre de 2014

Vivo mejor debajo del puente que en mi país




Es lo que cuentan los rumanos asentados en la capital. Prefieren pasar la noche debajo de un puente, abrigados al máximo que vivir en Rumanía. Según el Samur Social, cada noche, quince asentamientos rumanos de etnia gitana despliegan sus colchones, mantas y demás enseres bajo los puentes de la ciudad: Ventas, Plaza de España, Puente de Vallecas, Nuevos Ministerios, Corazón de María... Han escogido estos puntos por su cercanía a los semáforos, donde tienen su “puesto fijo de trabajo”. Otros viven en campamentos en las Vistillas, en el Templo de Debod o en el parque de Vallehermoso.

Samur Social, que este año ha incorporado dos mediadores rumanos para ayudar a mejorar la situación de esta comunidad, señala que estas personas no se dejan ayudar, prefieren seguir marginados y dedicarse a la mendicidad y la chatarra.

El Ayuntamiento ha destinado un millón de euros en el programa “Campamentos” para insertar socialmente a estos marginados pero solo ha conseguido convencer a una familia y a una pareja joven de Usera.

La noticia incluye la carta de un lector que cuenta la «vergüenza y el asco» que le produjeron la visión de los indigentes durmiendo y orinando sin escrúpulos en los soportales la Plaza Mayor por la tarde noche al mostrarles la emblemáticaplaza a unos amigos canadienses.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada