Ir al contenido principal

El hipódromo de la Castellana





Para aquellos que no lo sepan, hubo un tiempo en que existió un hipódromo en el paseo de la Castellana. Estuvo situado frente al Azca y fue derribado en tiempo de la II República para dejar paso a una inmensa mole que albergaría un conjunto ministerial conocido como los Nuevos Ministerios.

El hipódromo de la Castellana es un libro que han escrito Ignacio González-Vara, Francisco Salas y Carolo López Quesada y que saldrá a la calle el próximo 10 de diciembre. Un libro de la editorial Turner que cuenta la vida arquitectónica del recinto así como la vida social y política de entonces. Ilustrado además con fotografías inéditas.  

La noticia, bastante extensa de El País, merece la pena leer porque nos retrotrae a un Madrid que se acababa en el hipódromo de a Castellana, de ahí en adelante, todo era campo y quintas de recreo hasta llegar al entonces pueblo de Chamartín de la Rosa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII