Ir al contenido principal

Claudio Coello, el auge de una nueva calle comercial de lujo,





Madrid ocupa el tercer puesto en el sector de los servicios de lujo (18 %) detrás de Barcelona (32 %) y Marbella (27 %). El denominado “lujo artesanal”-firmas de artesanos, marroquinería y joyería españoles- copan los locales de la calle de Claudio Coello.

A pesar de ser una buena noticia para tl turismo madrileño, lo lamentable, como señala Cristina Martín Blasi, presidenta de la Asociación Española de Lujo, que integra más de 50 firmas del sector, es que «Madrid no está haciendo unas buenas campañas en turismo de lujo, y es una pena que desaproveche su oferta».

A Madrid se le ha olvidado mimar al turista, lo llevamos diciendo hace tiempo. Madrid no solo es el Palacio Real, el Triángulo del Arte o la gastronomía, que lo es, sí, pero Madrid es mucho más que eso y, desde que comenzó la crisis, Madrid ha caído en picado. La crisis afecta a las clases medias y bajas, sí, pero no afecta a las personas con alto poder adquisitivo que busca productos de marca de buena calidad. A este segmento de la población hay que atraerla a Serrano y alrededores, que encuentren aquí aquello que les gustaría llevarse a sus países de origen.

Madrid debería promocionar los viajes de fin de semana con dos noches de hotel y rutas por los lugares de compras de grandes firmas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII