Ir al contenido principal

Denuncia de Save the Children



a 12 kilómetros de la Puerta del Sol viven 300 niños en condiciones semejantes a la vida en Etiopia

Los habitantes del poblado chabolista El Gallinero malviven hacinados y en condiciones insalubres, rodeados de basuras y ratas. Las 95 familias censadas sobreviven del robo de cable de cobre y de la mendicidad, ejercida por hombres y mujeres, respectivamente.

«La ONG Save the Children y el Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia de Comillas han presentado un informe en el que piden soluciones urgentes contra la extrema vulnerabilidad y violación de derechos humanos que viven diariamente los niños residentes en El Gallinero, poblado chabolista situado en el distrito de Villa de Vallecas, a 12 kilómetros de la Puerta del Sol.».

En el Gallinero, 298 niños madrileños malviven en condiciones semejantes a países como Etiopía y Nigeria en cuanto a salubridad y que además, «se enfrentan a situaciones de violencia interna altamente relacionada con el consumo de alcohol y de violencia externa, provocada por el derribo de sus viviendas por órdenes judiciales (el terreno es propiedad de la Junta de Compensación de Valdecarros)».

Se nos debería caer a todos la cara de vergüenza por permitir semejantes condiciones de vida sin hacer nada y que tenga que ser una ONG, Save the Children, la que nos alerte de la “Etiopía” madrileña.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII