Ir al contenido principal

Bolsas de basura colgando en señal de protesta





Asociaciones de vecinos, hartos de la suciedad que inunda las calles de Madrid, han decidido protestar de una forma original y sin añadir más inmundicias: han colgado bolsas de basura llenas de globos junto a los contenedores de las juntas municipales.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa se ha propuesto rebajar al máximo la deuda astronómica que nos dejó el anterior alcalde, el señor Ruiz-Gallardón, cosa que le honra, sí. Todos nos apretamos el cinturón, pero a nadie se nos ocurre dejar de limpiar nuestras casas para ahorrar y dejar esparcidas las basuras. Y eso es lo que ha hecho Ana Botella, ha recortado tanto en limpieza urbana, que la basura se acumula por todas partes.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa se ha propuesto sanear las arcas públicas a costa de no sanear las calles de Madrid, “el que venga detrás de mí, que se encargue de la limpieza, a mí no me podrán acusar de dilapidar el dinero, todo lo contrario he rebajado la deuda faraónica”, debe de haber pensado.

Madrid y los madrileños no nos merecemos vivir en una pocilga. La limpieza de las calles es un tema de salud pública. Hay barrios donde ha aumentado la población de ratas, chinches, cucarachas y demás indeseable fauna urbanita y eso no se puede consentir.

(Es una noticia que sacamos de El Mundo de hoy).

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII