Ir al contenido principal

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio estuvo en la Mesa Redonda en Defensa de la Quinta de Torre Arias





El acto se celebró el pasado 15 de septiembre en el Salón de Actos del Ateneo y en representación de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio estuvo Alberto Tellería, Vocal Técnico de la asociación «que, consciente del desconocimiento existente en torno a esta Quinta –incluso entre sus propios defensores-, aprovechó la ocasión para hacer una exposición fotográfica de esta propiedad municipal; incidiendo tanto en los valiosos elementos que se protegen en el Plan Especial aprobado por el Ayuntamiento, como en otros muchos de igual valor que ni siquiera se citan y -muy especialmente- en aquellos cuya demolición se propone con el fin de sumar su edificabilidad a una nueva construcción planteada por la Universidad de Navarra, que pretende segregar el uso del palacio que da sentido a la finca para establecer un centro de estudios privado. Esta propuesta no sólo implica un grave atentado al Patrimonio Histórico-Artístico de nuestra ciudad sino que supone sacrificar las extraordinarias oportunidades futuras que ofrecería la recuperación respetuosa de la Quinta de Torre Arias como un parque de uso mixto recreativo-agropecuario; donde a los valores paisajistas de su jardín romántico se unirían las inmensas posibilidades pedagógicas, lúdicas y participativas que permitirían la recuperación de sus cultivares para huertos urbanos ecológicos, con campos de labor, frutales, viñedos, e incluso una granja modelo con vaquería y gallineros».

La información completa se puede leer en la propia web de la asociación


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII