Ir al contenido principal

Estación de anillamiento de pájaros en el Parque del Oeste





Seguramente, la mayoría de los madrileños lo desconocerán pero la única estación de anillamiento de aves urbana que hay en España está en el Parque del Oeste de Madrid. ¡Ojo! hemos dicho “urbana”, o sea, en una ciudad.

En 1992 se inauguró el centro de estudio de aves y estación de anillamiento científico de aves en la que se han marcado a más de 4.000 pájaros y ahora se utiliza también como taller de educación ambiental. Hasta 57 especies de aves han pasado por el “marcaje” con una anilla que es como el DNI de los pájaros. Gracias a ellas se saben cuáles son las rutas migratorias, lugares de invernada y reproducción que de otra manera sería imposible saber. Eva Banda, doctora en Biología anilla una vez a la semana y, a partir de abril, organiza talleres de educación ambiental: «Es una actividad científica, solo podemos realizarla nosotros y lo hacemos con el máximo cuidado hacia las aves. Pero explicamos al público que para hacer ciencia no hay que estar en un laboratorio, nosotros la hacemos en un parque, en medio de la ciudad».

A cada pájaro que cae en sus redes se le coloca una pequeña anilla que llevará consigo el resto de su vida y que no le causa ningún daño, y se anotan los datos como especie, sexo y peso, para luego soltarlo. Septiembre es el mes del papamoscas cerrojillo y se anillan unos diez en cada mañana de trabajo. En estos días regresan las aves de Gran Bretaña y Europa de camino a África y recalan en Madrid para alimentarse antes de reemprender del vuelo al continente africano. Octubre es el mes de las currucas capirotadas y en diciembre bajarán de la sierra los carboneros garrapinos para pasar el invierno en la capital.

La foto que incluye la noticia, de un niño acariciando con un cuidado un pájaro es de lo más tierna


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII