Ir al contenido principal

Establecimientos centenarios en la cuerda floja



 (especial para Marixa)

El ABC se hace eco de la noticia del fin de la prórroga de contrato de alquiler de renta antigua. Casa Labra no desaparecerá, están negociando la compra del local. Es una buena noticia. No así para la tienda de bisutería de la calle Mayor, sí, esa que tiene la fachada en madera de color rojo. O Madrueño, la licorería más antigua de Madrid, situada en el Postigo de San Martín, o la farmacia La Paloma, en la calle de Toledo.

Aunque la noticia solo menciona estos cuatro comercios, son muchos más los que se verán afectados a partir del 1 de enero en que expire la prórroga de 20 años. Son establecimientos con mucha historia detrás, con dos y tres generaciones de una misma familia desde que un lejano día, un bisabuel@ decidió abrir una tienda en Madrid.

En los años 80 y 90 del siglo pasado, la Cámara de Comercio e Industria de Madrid publicó ocho tomos titulados Establecimientos Tradicionales Madrileños -nueve contando con una reedición del primero muy ampliado-, una recopilación de todas las tiendas y comercios madrileños centenarios y que, a día de hoy, son un joya bibliográfica. Muchas, muchas de sus tiendas ya no existen en la actualidad, una pena. Por desgracia en Madrid no se protege este tipo de establecimiento y a este paso, habrá que ir pensando en hacer un Madrid desaparecido de establecimientos centenarios.

¡Cuánta razón tiene Almudena Zarco Otero, dueña de la Bisutería Otero, en la calle Mayor, que dice que «duele que un comercio tam bonito bonito como éste tenga los días contados. Se perdería una parte de la historia de la ciudad porque la bisutería es de estilo madrileño auténtico».


¡Que disfrutéis de este martes, con veranillo de San Miguel incluido!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII