Ir al contenido principal

La policía municipal detiene a un hincha del Liverpool por jugar al fútbol...



 ¡en la Plaza Mayor!

Y terminamos este larguísimo resumen de prensa con una noticia un tanto jocosa:

Lo que no pase en Madrid... ayer, madrileños y turistas contemplaban cómo unos hinchas del Liverpool decidieron emular a sus estrellas futbolísticas en plena Plaza Mayor, entre las terrazas y los paseantes, como si tal cosa. Tuvo que intervenir la policía municipal para poner tranquilidad en la  emblemática plaza.

-“Eh, eh, aquí no se puede jugar al fútbol”.

-“¿What???”

-“¡Que dejéis de jugar al fútbol!

-“Sorry, I don’t understand you!

-“Ale, se acabó el juego, está prohibido jugar al fútbol en la Plaza Mayor”. Me llevo el balón”.

Pero nada, los aficionados británicos, erre que erre, y pasaron de patear el balón al aire a jugar entre ellos, pasándose la pelota de unos a otros sorteando a los agentes y burlándose de ellos. El público contemplaba atónito la escena.

El “partido” terminó con la detención de uno de los hinchas que se negaba a que le requisaran el balón.

-“¡Habrase visto! ¿Qué se han creído estos británicos? Y encima, han dejado la plaza llena de latas y basuras”.

Los grandes beneficiados fueron, en cambio, los dueños de los bares de la plaza que vieron triplicados sus ingresos.


 ¡Que tengáis buen miércoles!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII