Ir al contenido principal

Adiós a la Camisería Hernando, de la Gran Vía





Comenzamos con una noticia triste, una crónica de una muerte anunciada:

11º de temperatura y para hoy no se espera que pasemos de los 12º, se nos ha echado casi el invierno encima. El veroño pasamos al invierno con las primeras nieves en las cumbres españolas. Así que toca ya abrigarse.

El sol se dejará de ver a las 18:10 horas y la luna la tenemos casi llena, está al 94,93 % de visibilidad.

Esto es Prensa y libros con alegría y comenzamos el resumen de prensa que promete ser largo e interesante:

El 1 de enero echarán el cierre muchas de las tiendas centenarias de Madrid. Los alquileres que les piden a partir de dicha fecha son inasumibles y, nuestra ciudad, perderá una gran parte de su historia ligada al comercio tradicional y familiar.

La Camisería Hernando, en la Gran Vía ya ha colgado el cartel de “liquidación de artículos y mobiliario por cese de negocio”, un negocio que empezó hace nada menos que 150 años, en otra ubicación, claro y que dejará en la calle a su dueño y a cerca de diez empleados.

En el ABC, Ángel, el dueño de la camisería, resume muy bien la situación: «La diferencia entre lo que pagamos y lo que se pide es tanta» asegura y además «cuando se hizo la ley no se previó que habría una crisis y dejaron pasar el tiempo con lo que los alquileres han subido de tal forma que no cabe ni imaginar el poder absorberlos».

¿Y los señores del gobierno, que tanto empeño ponen en sacarnos de la crisis a costa de exprimirnos más y más con impuestos no son capaces de ampliar una moratoria por unos años la famosa ley Boyer? Esta pérdida catastrófica irreparable afecta a todos los comercios centenarios de toda España.

Si nadie lo remedia, queda mes y medio para fotografiar los comercios para que, al menos, tengamos su recuerdo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII