Ir al contenido principal

¿Por qué Madrid tiene una catedral tan moderna?




Esto es debido a que hasta el año 1885 Madrid no tenía diócesis propia, dependía de la de Alcalá de Henares. En dicho año, una Bula del Papa León XIII resolvió un triple problema que Madrid acusaba: la pretensión de tener una catedral desde el siglo XVI, a lo que se oponía el arzobispo de Toledo; el derribo en 1869 de la parroquia de Santa María, situada en la esquina de la calle Mayor con Bailén para la ampliación de esta última calle, y la construcción del Viaducto; por último,, la muerte de la Reina Mercedes, esposa de Alfonso XII, sin haber tenido sucesión impedía ser enterrada en el Panteón de los Reyes, de El Escorial. 

El rey quiso construir la catedral para que diera sepultura a su amada esposa fallecida a los 18 años.
El proyecto de una catedral para Madrid fue encargado al arquitecto Francisco de Cubas, marqués de igual nombre, quien diseñó un templo de estilo gótico. Las obras habían empezado en 1883. El marqués murió sin llegar a ver concluida la cripta, lo primero que se empezó a construir.
Las obras sufrieron varias interrupciones por falta de fondos inaugurándose la cripta en 1911. La construcción continuó lentamente quedando paralizadas durante la Guerra Civil.

En 1944 se convocó un concurso para continuar las obras que fue ganado por Carlos Sidro y Fernando Chueca Goitia a quienes se les encargó un nuevo proyecto que armonizara con el estilo neoclásico del Palacio Real. Estos diseñaron un templo neoclásico. Las obras se reanudaron en 1950 y, en 1955, se terminó de construir el claustro y, tras varias interrupciones igualmente por falta de medios, la Catedral se concluyó en 1992 siendo bendecida en dicho año por el Papa Juan Pablo II. 


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII