Ir al contenido principal

¿Por qué la M-30 se llama ahora Calle 30?




Entre septiembre de 2004 y abril de 2007 se llevó a cabo lo que se conoció como “soterramiento de la M-30”. El Ministerio de Fomento cedió al Ayuntamiento en 2004  la autovía M-30 pasando a ser así una calle más de la ciudad. Para llevar a cabo la transformación del sur-oeste de la M-30, se constituyó una sociedad de economía mixta adscrita al Área de Gobierno de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, denominada Calle 30 S.A., que es la que se ocupa de gestionar desde entonces la explotación, conservación y mantenimiento de la M-30. La Calle 30 mide 25,5 kilómetros en cada sentido y dos túneles de aproximadamente 12 kilómetros en cada calzada, parte de los cuales discurren bajo el río Manzanares.

El proyecto Madrid Río tiene previsto acondicionar a lo largo de varios años, los 1.700.000 metros cuadrados que han quedado libres en las orillas del Manzanares, para disfrute de los madrileños, acercar el río a la ciudad convirtiendo sus márgenes en parques, paseos y zonas verdes arbolados y pasarelas para comunicar ambos lados, permitiendo así que el río deje de ser una fractura para la ciudad. En la actualidad, se están llevando a cabo dichas obras.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII