martes, 25 de junio de 2013

¿Por qué hay una estatua en la corta calle de la Almudena?




En la calle de la Almudena se llevaron a cabo obras para su peatonalización en 1995 y aparecieron los restos del ábside la antigua iglesia de Santa María, aquí situada y derribada en 1869 para ensanchar la calle de Bailén.

En 1999, los restos se preservaron bajo una cristalera, y se colocó una estatua de un hombre apoyado con las dos manos en la barandilla que rodea el conjunto.  

El vecino curioso, como se llama la escultura, fue realizada por Salvador Fernández Oliva y sirve de reclamo para fotografiarse junto a él. Llama poderosamente la atención el desgastamiento en los hombros de la estatua así como en las nalgas que lucen un pulido brillo dorado frente al color oscuro del bronce en que está realizada la escultura.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada