martes, 18 de junio de 2013

¿Por qué hay dos obeliscos en la plaza de Pirámides?




Carlos III se preocupó del embellecimiento de las entradas a Madrid que daban al río Manzanares creando un trazado espectacular de paseos arbolados, amplios y rectos, con un entrecruzado geométrico. Estos paseos partían de las puertas de Atocha, Toledo y Segovia con dirección al Manzanares y con nombres como Imperial, Pontones, Ocho Hilos (hoy prolongación de la calle de Toledo), Acacias, Olmos, Delicias, Santa María de la Cabeza y Chopera.

Al final del paseo de los Ocho Hilos se construyó una plaza que se denominó glorieta del Puente de Toledo. En 1831 se decoró con dos obeliscos gemelos de piedra granítica realizados en 1831 por Francisco Javier Mariátegui. Desde entonces la plaza recibió el nombre de glorieta de las Pirámides.



Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada