Ir al contenido principal

¿Por qué los reyes no viven en el Palacio Real?




El último rey que habitó el Palacio Real fue Alfonso XIII quien tuvo que abandonarlo el 14 de abril de 1931 al proclamarse la II República. Hasta esa fecha los reyes vivieron en el Palacio Real. Anterior a este palacio estuvo en su mismo lugar el Alcázar, residencia de los reyes de la Casa de Austria.

El Alcázar, que se construyó en el mismo lugar que la primitiva torre-atalaya que levantó Muhammad I con el fin de vigilar las tropas cristianas a su paso por los puertos de la sierray que fue destruido por un incendio en la Nochebuena de 1734. 

Felipe V, primer rey de la Casa de los Borbones, mandó construir sobre sus ruinas el actual Palacio Real, cuyas obras se prolongaron hasta 1764 en que lo habitó por primera vez Carlos III.

A Alfonso XIII no le gustaba vivir en el Palacio Real por lo frío que era. Y es que Felipe V mandó construirlo en piedra para evitar que sufriera un incendio y fuera destruido como su antecesor. Calentar las habitaciones era pues muy difícil.

Los actuales reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, eligieron como residencia propia el Palacio de la Zarzuela, mucho más pequeño y modesto en comparación con el Palacio Real.

En la actualidad, el Palacio Real se usa sólo para recepciones reales.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII