Ir al contenido principal

¿Por qué la Casa de Campo se llama de esta manera?




La Casa de Campo, con sus poco más de diecisiete kilómetros cuadrados de extensiónm es el verdadero pulmón de Madrid. 

Inicialmente era propiedad de la familia Vargas.
En 1562 Felipe II compró la Casa de Campo a su dueño don Fadrique de Vargas. El nombre lo tomó de la casa de campo –palacete de recreo- que Francisco de Vargas mandó construir en 1519 a la entrada por el puente del Rey. 

El palacete o “casa de campo” tenía en su fachada el escudo de los Vargas, que Felipe II conservó en recuerdo de sus primeros propietarios. El palacete quedó en ruinas después de la Guerra Civil y fue reconstruido en 1968. Su aspecto actual nada tiene que ver con el originario, sin embargo sigue en su fachada el escudo de los Vargas. En la parte trasera del edificio Felipe II mandó construir unos parterres. Posteriormente, en el centro de estos se colocó la estatua ecuestre de Felipe III, obra de Pietro Tacca, situada en la actualidad en la Plaza Mayor.

En 1746 la Casa de Campo fue convertida en Real Sitio por Fernando VI quien la unió al Real Sitio de El Pardo –la Puerta de Hierro comunicaba ambos sitios reales- y mandó construir una tapia que la rodeaba para preservarla de la intrusión de  cazadores furtivos. 

La Casa de Campo, unida al Pardo, se convirtió en uno de los cazaderos reales más grandes de Europa. La tapia inicial fue sustituida por otra en el siglo XVIII, construida por Sabatini y que se conserva en algunos tramos.

La Casa de Campo pasó al municipio de Madrid en 1931 siendo desde entonces un parque público.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.
 



Comentarios

  1. Históricamente incorrecto. La persona que escribe estos datos no parece bien informada.
    La Casa de Campo tiene 17 hectáreas no kilómetros cuadrados. No se compró a Fabrique de Vargas sino a su viuda Antonia Manrique. En el Palacete no existe ningún escudo de los Vargas. El Palacete no sufrió ningún daño durante la Guerra Civil. En 1968 el arquitecto Herrero de Palacios se encargo de destruir el palacio que Sabatini había restaurado. Fue Felipe V quien declaró Bosque Real la Casa de Campo, que nunca fue un gran cazadero, el Pardo sí. Bueno podría seguir.....

    ResponderEliminar
  2. Hola Rafa, bienvenido al blog :)

    Pues tiene usted más razón que un santo y muchísimas gracias por las correcciones,las he apuntado todas Ha sido una enmienda a la totalidad muy justa y no me duele reconocer mis errores. Si quiere, le animo a seguir ya que ha puestos los puntos suspensivos. ¡Ojalá tuviera yo tan buenos correctores como usted!

    Saludos madrileños :)

    ResponderEliminar
  3. Como todos cometí un error al poner 17 hectáreas cuando en realidad son 1.720 lo que ocupa la Casa de Campo, y eso sí; su perímetro es de 17 kilómetros.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII