Ir al contenido principal

¿Por qué en el número 8 de la calle del Arenal hay una placa dedicada al Ratoncito Pérez?





En 2008 se inauguró la Casa Museo del Ratoncito Pérez. Este curioso ratón nació hacia 1894 de la pluma del padre Luis Coloma en forma de cuento encargado por Palacio para Alfonso XIII, cuando se le cayó un diente a los ocho años. El rey niño dejó por la noche su diente debajo de la almohada y al día siguiente descubrió que en su lugar, el Ratoncito Pérez le había dejado un regalo. Desde entonces, todos los niños españoles mantienen la tradición cada vez que se les cae un diente. El Ratoncito Pérez lo recoge y deja en su lugar un regalo o una moneda.

El padre Coloma describe al pequeño roedor como «muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo y una cartera roja, colocada a la espalda». Vivía en una caja de galletas con su familia, en el almacén de la confitería de Carlos Prats, situado en el número 8 de la calle del Arenal.
Desde el 5 de enero de 2005, la fachada de la casa luce una placa que dice:

 «Aquí vivía, en una caja de galletas, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII».

En la Casa Museo, impulsada por Juan Antonio Rojo, se puede ver, entre otras cosas, la casa-caja de galletas donde vivía el pequeño roedor.



Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII