Ir al contenido principal

MADRID SE DIVIERTE


Las actuales fiestas de San Isidro, de la "Melonera", de la Paloma,... forman parte de los festejos que se celebran en Madrid. 

Hoy sin embargo son muchas menos las fiestas a celebrar que antaño. 

Como nos cuenta el Cronista José del Corral en su obra El Madrid de los Austrias, en la actualidad nuestra ciudad se queda pequeña en romerías, cuenten y verán: 

En enero se celebraba la romería de San Antón, en febrero la de San Blas, en marzo la del Ángel, en abril la de San Marcos, más conocida por el "trapillo", en mayo se celebraban las de Santiago el Verde (el día 1) y San Isidro (el 15), y en junio, la última romería, la de San Juan.

Pero ahí no se acababan los festejos. Aparte de domingos y fiestas, días de patrones, Pascuas de Resurrección y Espíritu Santo, Ascensión y Corpus, y después de que en 1643 un Breve Pontificio suprimiera veintiuna fiestas, quedaron las siguientes: Circuncisión y Reyes en enero, la Purificación y San Matías en febrero, San José y la Anunciación en marzo, San Felipe y la Invención de la Cruz en mayo, San Juan y San Pedro en junio, Santiago y Santa Ana en julio, San Lorenzo, la Asunción y San Bartolomé en agosto, la Natalidad de la Virgen, San Mateo y San Miguel en Septiembre, San Simón y San Judas en octubre, Todos los Santos y San Andrés en noviembre y Santo Tomás, Natividad de Nuestro Señor, San Esteban, San Juan, los Inocentes y San Silvestre en diciembre. 

¿Queda alguna duda sobre la tradición festiva madrileña?

Como habrán podido comprobar, el calendario laboral del año era mínimo si a eso añadimos que durante el reinado de Felipe II, en Madrid y en Castilla en general, los días laborables de la semana se reducían a cuatro, ya que el jueves era el día dedicado a Jesucristo, el sábado a la Virgen y el domingo al Señor. 

Ríanse ustedes de los "puentes" festivos actuales.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII