Ir al contenido principal

EL CEMENTERIO DE LOS INGLESES


¿Saben que en Madrid tenemos un cementerio para uso de los ingleses? 
Si, el llamado Cementerio Británico, situado cerca de General Ricardos, en la calle del Comandante Fontanes, 7. Fue inaugurado en 1854 y su administración depende de la embajada británica en Madrid.

Además de británicos, desde finales del siglo XIX el camposanto acoge a judíos, griegos ortodoxos, rusos ortodoxos, protestantes suizos (Girod), protestantes franceses (Lhardy), protestantes alemanes (Loewe), protestantes suecos (Boetticher), así como norteamericanos y británicos, como la familia Parish creadores del circo de igual nombre y emparentada posteriormente con Thomas Price, del Circo Price que tan gratos recuerdos ha dejado en la mente de varias generaciones de madrileños.  

A juzgar por sus variadas lápidas en distintos idiomas allí también están enterados húngaros, búlgaros, serbocroatas, prusianos, irlandeses, e incluso, una tumba musulmana y algunos católicos. El cementerio está considerado como protestante, en el que se entierran a los no católicos en general

El pabellón de acceso es de estilo neogótico, estilo muy escaso en Madrid. Desde fuera, lo único que se ve es el mausoleo de la familia de los banqueros Bauer de estilo egipcio y los altos cipreses. 

Afortunadamente, en la actualidad está mucho mejor atendido que en tiempos pasados que se hallaba en un estado de descuido muy grande. 

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?