Ir al contenido principal

La Huerta


Situación: Calle de Serrano, c/v a General Oraa, el paseo de la Castellana y a la desaparecida calle 
de Martínez de la Rosa
Otros nombres: La huerta de Cánovas
Autor: El marqués de la Puente y Sotomayor
Fecha de construcción: Ultimo cuarto del siglo XIX
Fecha de desaparición: Años cuarenta
Su lugar lo ocupa: Los edificios de la embajada de Estados Unidos y Catalana Occidente

Se conocía como “la huerta” porque en un principio estaba dedicada al cultivo de patatas y hortalizas. Fue, luego, residencia de los marqueses de la Puente y Sotomayor, cuya mansión, de estilo francés, había sido diseñada por el propio marqués. Rodearon la casa de un frondoso parque, distribuido en terrazas a distintos niveles, con estanques de mármol a la italiana, rincones melancólicos al gusto inglés y bosques y jardines. En 1887, Antonio Cánovas del Castillo se casó, en segundas nupcias, con Joaquina de Osuna, hija de los marqueses, quien recibió de sus padres el palacio, como regalo de boda, inaugurándose entonces, la etapa más brillante de “la huerta”, finca que pasó a ser conocida como “de Cánovas”. Posteriormente, el palacio pasó a la marquesa de Argüelles. En los años cuarenta del siglo XX fue vendido a una inmobiliaria y en los años cincuenta, se construyó en su lugar la Embajada de los Estados Unidos y el edificio de seguros Catalana Occidente.

Del libro "El Madrid desaparecido". Isabel Gea. 
Ediciones La Librería. 15,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII