Ir al contenido principal

HUERTA DE JUAN FERNANDEZ


Estaba en el paseo de Recoletos esquina a la plaza de Cibeles y la calle de Alcalá. 

El regidor Juan Fernández compró parte de los terrenos al Concejo y otra parte a los herederos de Alonso Barragán en 1615, creando la famosa huerta, uno de los lugares frecuentados por poetas y artistas para sus tertulias. 

Del regidor apenas se sabe nada, tan sólo que mandó construir la llamada Torrecilla para la música, en el paseo del Prado, y murió en 1632. 

La huerta la heredó su hija María Fernández de Olalde y posteriormente su nieto Juan quien la vendió en 1652 al conde de Salinas y de Ribadeo, duque de Híjar y marqués de Alenquer, don Rodrigo de Silva y Sarmiento de Villandrando y de la Cerda  que la incorporó a la posesión de la casa de Buenavista (hoy Cuartel General del Ejército). 

La huerta, según el conde de Polentinos que cita a Tirso de Molina «era una gran extensión de terreno de bosquecillos, gran cantidad de flores, sobre todo rosas y claveles; un gran estanque; hermosos caños de agua que, además de servir para el riego, surtían unos lavaderos que estaban en un extremo de ella». 

Según el marqués del Saltillo tenía «lavaderos con agua abundante, (...), jardines escalonados con árboles frutales, y flores que servían de adorno en gran número».

Del libro "El Madrid desaparecido". Isabel Gea. Ediciones La Librería. 15,50€.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII